ECOGRAFIA 5D

La ecografía 5D resulta una herramienta importante para el médico como complemento de la ecografía bidimensional (2D ó convencional) para evaluar el bienestar fetal entre las semanas 23 y 30.


En las pacientes que presentan una placenta de inserción anterior, es recomendable adelantar las imágenes 4 y 5 D, una o dos semanas, ya que es necesario que el feto se presente con suficiente volumen del líquido amniótico a su alrededor para lograr una buena imagen de captura en 5D.


En equipos de última generación y con programas avanzados se puede visualizar al embrión y al feto en semanas tempranas y en embarazos de término, siempre que se logre tener una "ventana de volumen de líquido amniótico", para la visualización del feto.


En las ecografías 4 y 5 D el plano multiplanar y la obtención de volúmenes de captura permite trabajar posteriormente en el diagnóstico de las diferentes patologías del feto.


Previa a la realización de las ecografía 2d y principalmente en las ecografías 4 y 5 D, la ingesta de alimentos dulces por parte de la madre, una o dos horas antes de la realización del estudio ayuda a que el feto pueda ser mejor evaluado, ya que los alimentos que continen azucares hacen de estímulo a los fetos, facilitando su visualización durante el estudio ecográfico.